Ex-director ejecutivo de Google culpa a las redes sociales de “darles voz amplificada a idiotas y locos”